Publicado en Vida Cristiana

FRENTE A LA UNIDAD

“2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un Señor, una fe, un bautismo, 6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.”
                                                       Efesios 4:2-6

La carta a los Efesios es el manual de mayor contenido y veracidad sobre la Naturaleza, Origen, Mision y Desarrollo de la Iglesia. La carta está enriquecida por los principios regentes del cuerpo de Cristo. Un asunto sustancial en estas características de la iglesia es la unidad.

La unidad no se presenta como algo que se debe construir o que debe nacer, sino como una realidad existente y una experiencia de fe entre los miembros del cuerpo. El llamado es a guardar no ha crear o hacer nacer; la iglesia tiene unidad (v3). Estoy seguro que la oración del Señor pidiendo unidad es respondida continuamente (Juan 17).

¿Cuál, es nuestra responsabilidad frente la unidad? Tengo tres recomendaciones que enfatizar en esta entrada:

  • Actitud Por La Unidad.

“con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor” La actitud es una disposición del alma manifestada de algún modo en las relaciones interpersonales. El apóstol en el versículo 2 empieza su demanda en el Señor, describiendo una actitud compuesta de humildad, mansedumbre y paciencia. Esta es la triunidad del alma: Humildad, para reconocer a los demás como superiores de sí mismos. Mansedumbre, para replicar la enseñanza del Señor con otros. Paciencia, para soportar debilidades y esperar cambios.

  • Accion Para La Unidad                     

“solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;”. El apóstol nos presenta la unidad como susceptible a una práctica y más que una responsabilidad etérea nos exige una acción fraterna y firme para su protección. Muévase pronto y continuamente por la unidad del cuerpo. Usted tiene toda posibilidad y resultados seguros de hacer por la unidad: buscar, vivir y seguir la paz (v3). “solícitos“, dice el apóstol, esto no es postergable y mucho menos una tarea opcional. Seamos diligentes y cuidadosos en mantener las relaciones en el lazo de la paz.

  • Apoyo De La Unidad

“4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un Señor, una fe, un bautismo, 6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.” Si el apóstol entendía los tipos de argumentos, seguro uso en clara conciencia la argumentación demostrativa basada en valores; porque, en estos versículos siguientes (4-6) él se enfoca en demostrar la razón y apoyo de la unidad de la iglesia en lo que es Dios, en su llamado y en su obra por la iglesia.

  1. Un Dios: Padre, Hijo (Señor) y Espíritu.
  2. Un llamado: vocacional y esperanzador.
  3. Una obra: un cuerpo.

La unidad es frágil y fuerte a la vez dependiendo de la actitud asumida, la acción emprendida y el apoyo que tomes para guardarla.

Suyo en Cristo,

PW

Anuncios

Autor:

Predicador y maestro por llamado, pastor por ordenación y obispo por designación. Iglesia Bautista Ekklesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s