Publicado en Vida Cristiana

INCOHERENCIAS 21


Los apóstoles fueron certeros y agudos en su trato con aquellos asuntos que debían ser rechazados en la vida de los creyentes. El apóstol Juan aborda la comunión y el amor como asuntos transversales en su primera carta; sin embargo, el conocido como apóstol del amor fue muy severo en asuntos como la herejía, el desamor y la vida incoherente. Las incoherencias que se dan entre la fe y la vida de algunos cristianos, aveces ocasionales y otras conductuales, el apóstol las señaló sin reparos (1Jn 1:6; 8; 10; 2:4; 4:20). Uno de los más conocidos de esos señalamientos es el de 1Juan 4:20 “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” Esta afirmación del apóstol presenta lo ilógico de las incoherencias. Si, son contradiciones de una cosa a otra, o entre dos ideas, hasta entre palabras y acciones, aquello que no guarda una relación lógica entre lo que creemos, profesamos y somos.

En mi transcurrir Cristiano he vivido yenfrentado varías incongruencias de profesión, de acción y de ideas. ¿Es común? Si. ¿Es superable? Si. ¿Es tolerable? No. en este breve artículo quiero llamar su atención a varías de esas incoherencias toleradas en la cristiandad del siglo 21. Le aseguro: la mayor contradicción es decir que se ama a Dios que no se ve y se odia al semejante que se ve y esa no tiene que ver con tiempos o épocas, está se deriva a la naturaleza egoísta.

La mayor contradicción es decir que se ama a Dios que no se ve y odiar al semejante que se ve.

“AUTORIDAD” SIN AUTORIDAD

¿Ha conocido personas ejerciendo autoridad sin estar bajo autoridad? Ese mal se ha generalizado al punto de ver ministros de culto reclamando sujeción, obediencia y todas las demás responsabilidades del ejercicio ministerial (porque si alguien te debe sujeción, obediencia etc, debes saber, que estos no son privilegios son responsabilidades), eres responsable delante del Altísimo de como ejerces ese servicio para ellos (He 13:17; 1P 5:1-4). Tal responsabilidad nace de la función delegada y de la sujeción humilde, no de la posición. Es un contramensaje pastorear sin sujeción a otro pastor, organización o a un presbiterio pastoral de la iglesia local. El Señor exaltando la fe del centurión, a su vez, asombrado exalta su sano razonamiento del poder sobre la enfermedad y los demonios: “Porque yo también soy hombre bajo autoridad, con soldados a mis órdenes; y digo a éste: “Ve”, y va; y al otro: “Ven”, y viene; y a mi siervo: “Haz esto”, y lo hace.Mateo‬ ‭8:9‬ . Este militar del ejército enemigo de Israel afirma: “Porque yo también soy hombre bajo autoridad…” La autoridad nace de la delegación y se sustenta en la sujeción. Estar sujetos es la credencial de los sanos ministros que predican y viven un evangelio del reino. Sujeción a las autoridades civiles, familiares, eclesiales y laborales (Ro 13:1-7; Col 3:18-21; 22-24; He 13:17). Sujeción mientras no contradigan la Autoridad de las autoridades (Hch 5:29). Ejercer autoridad bajo autoridad es la lógica de una vida Biblica.

Ejercer autoridad… tal responsabilidad nace de la función delegada y la sujeción a otros, no de la posición.

SOY DE CRISTO, NO DE UNA “IGLESIA”

Alumbrado por el uso de la lógica que hace el apóstol (1Jn 4:20), también hallo otra incoherencia aceptada y generalizada para no vivir comunidad y sometimiento mutuo: “Yo pertenezco a Jesucristo, no a una iglesia“. Sin dudas, somos solo de Cristo, Él fue quien murió y nos compro (1Co 6:20; 7:23; Hch 20:28; Gá 3:13; He 9:12; 1 Pe 1:18; 2 Pe 2:1; Ap 5:9); pero, ser de Cristo nos hace responsables los unos de los otros, responsables de nuestros próximos (semejantes); la vida de la iglesia se vive con los miembros próximos de la iglesia de Cristo, aquellos de nuestra congregación local. La vida de la iglesia naciente en Hechos, es un contundente ejemplo de la experiencia de iglesia local: “Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno. Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos.Hechos‬ ‭2:44-47‬ ‭LBLA‬‬

  • Comunión
  • Solidaridad
  • Sentido de pertenencia
  • Interacción
  • Crecimiento

Si no vives estos principios de comunidad en tu congregación local no la vives con la iglesia universal. Todos los mandamientos recíprocos (amaos unos a otros; edificaos unos a otros;  exhortaos unos a otros; perdonándoos unos a otros etc) se viven con quienes interacciones. El apóstol en sus cartas insistió en vivir prioritariamente el compromiso local, sin permitir la indiferencia a las necesidades y comunión con otras congregaciones de otras localidades (1Co 1:10; 2Co 8).

El apóstol Pablo instruyó que la responsabilidad con los semejantes se viven priorizando los vínculos con los nuestros (1Ti 5:3-8).

Ser de Cristo nos hace responsables unos de otros, somos responsables de nuestros próximos (semejantes); la vida de la iglesia se vive primero con los miembros próximos de la iglesia de Cristo, aquellos de nuestra congregación local.

Las incoherencias seguirán siendo parte de la humanidad.

Paul Wilbor MB

Anuncios

Autor:

Predicador y maestro por llamado, pastor por ordenación y obispo por designación. Iglesia Bautista Ekklesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s